La tecla más larga tiene sólo una función: escribir los espacios que separan las palabras entre sí.