3 razones por las que necesitas un corrector y aún no lo sabes

3 razones por las que necesitas un corrector y aún no lo sabes

La calidad de un texto está determinada por dos factores: lo que dice el texto (el fondo) y el cuidado del idioma (la forma). El primero puede estar genial, puedes estar haciendo una propuesta que a nadie se le ha ocurrido antes o desarrollar una historia que podría mantener a cualquier lector en vilo de principio a fin, pero si el texto presenta fallas, ese lector al que necesitas cautivar huirá espantado.

Y bueno, hay casos en los que esto quizás no tiene tanta importancia, pero si ese lector es alguien que toma decisiones (un profesor en tu posgrado, el jurado de un concurso literario o… ¡tu jefe!), los errores en el texto podrán meterte en problemas.

Así que atento, he aquí las 3 razones por las que necesitas un corrector y aún no lo sabes:

 

Necesitas un corrector porque cuatro ojos ven mejor que dos

Es posible que tu manejo del idioma sea limpio y muy competente, pero la verdad es que al mejor cazador se le va la liebre y más cuando se trata de corregir tus propios textos. Cuando lees algo que escribiste, tu cerebro va dos pasos por delante de ti pues ya él sabe qué es lo que sigue, y eso termina nublando tu lectura.

Algo que los correctores sabemos muy bien es que esta “ceguera de autor” te impide darte cuenta de los errores que cometes por más lecturas que le des al texto. Es más, los correctores que además escribimos solemos confiar a otros correctores la revisión de nuestros textos, ¡y siempre encuentran cosas que nosotros pasamos por alto!

No es juego: cuatro ojos ven mejor que dos.

 

Necesitas un corrector porque tu visión del idioma puede estar errada o desactualizada

Algo que siempre debes tomar en cuenta es que el idioma es un organismo vivo que está en cambio permanente, y lo que ayer era considerado correcto hoy ya no lo es. Es por esto que la Real Academia Española y las academias correspondientes de cada país trabajan todo el tiempo en la actualización de sus diccionarios y en el registro de los usos que se les da a las palabras.

Pero lo más importante es que la lengua es un sistema demasiado amplio, con normas a montones que a menudo contienen excepciones según el caso en que se empleen, y esto ha terminado originando un enorme ecosistema de creencias erradas, por lo general basadas en malos entendidos e información incorrecta.

¿Estás absolutamente seguro de que conoces tu idioma tan bien como un profesional dedicado a este trabajo a tiempo completo?

 

Necesitas un corrector porque puedes cometer errores que ni siquiera sabes que existen

Además de aportar una lectura objetiva de tu texto y limpiarlo no sólo de errores ortográficos y gramaticales sino también de redundancias, cacofonías, incoherencias y otras cuestiones de fondo, un corrector está preparado para producir un texto listo para su versión final (que puede ser impresa o digital).

¿Qué quiere decir esto? Se suele pensar que el trabajo de un corrector se limita a las palabras, pero lo cierto es que también tiene que ocuparse de que esas palabras lleguen perfectamente “empacadas” al diseñador o incluso al lector final, dependiendo del destino que tendrá el texto.

Espacios dobles entre palabras, el mal empleo de cursivas, negritas, tabuladores, tipografías y otros elementos, la alineación de un bloque de texto de acuerdo con su función, son sólo algunas de las cosas en las que puedes estar haciéndolo mal sin sospecharlo.

 

Conclusión

Un corrector no es en modo alguno un censor. Tampoco es un lujo. Es un profesional de la edición con el que no sólo puedes contar para producir un texto bien acabado, sino que además es alguien de quien puedes aprender. La validez de tu contenido (el fondo) dependerá siempre de ti y de tus capacidades para expresarte, pero confiarle tus textos a un corrector te dará garantía de que al menos en el aspecto formal estarás cubierto.

¿Aún no estás seguro de necesitarlo? Lee esta nota y evalúalo.

Somos correctores de textos y correctores de estilo, estamos en Venezuela y te corregimos lo que quieras. Haz clic aquí.

One thought on “3 razones por las que necesitas un corrector y aún no lo sabes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.